viernes, 29 de enero de 2016

EL CONFLICTO CHILE PERÚ


La lección es: no le preguntes a un sudamericano porque no sabe que no sabe. En el corazón del conflicto Chileno peruano se encuentra una consideración que aparece muy frecuentemente en las conversaciones que tengo con muchos de los ejecutivos mexicanos que trabajan y conocen la realidad sudamericana: Chile es un país mestizo que se piensa rioplatense; en tanto que Perú es un país indígena que se cree que es mestizo.

El espantoso problema de identidad y racismo que vive Sudamérica se expresa en los chilenos en el gusto que tienen por contarse junto a uruguayos y argentinos como europeos en américa; cuando lo cierto es que lo que se ve en las calles chilenas es un evidente mestizaje indígena español principalmente. Claro que existen, como en todos los países latinoamericanos, núcleos de población de origen europeo más o menos sin mezclar pero en el caso chileno no son la mayoría.

El mismo problema sudamericano de identidad  y racismo que afecta al peruano es considerarse un país mestizo cuando no lo es; el mestizaje en Perú no se logró, como en México o como en Chile por lo accidentado del relieve nacional, eso cualquier historiador más o menos decente lo sabe. Hubo algunas regiones de mestizaje como la ciudad de Lima pero este proceso no fue generalizado en todo el país; de ahí la fuerte presencia cultural indígena en todo el Perú.

Podemos decir que la idea que tienen estos países sobre si mismos tiene más de devoción que de realidad; la consecuencia de buscar el reflejo propio en espejos lejanos que devuelven invariablemente una imagen distorsionada de sí mismos. El planteamiento equivocado sobre la identidad propia ha jugado en el conflicto peruano chileno trayendo complejos, prejuicios y malentendidos que han alimentado un odio histórico apenas matizado por los intereses económicos de la actualidad.

Una guerra, el resentimiento de los peruanos y la falsa autosuficiencia de los chilenos ha eclosionado en la peor relación que hay entre latinoamericanos. Unos que se colocan en una supuesta superioridad racial y otros que se lo creen; Unos que se creen destinados al éxito económico y militar; y otros que sin empacho emigran a la casa del odiado enemigo. Ante la imposibilidad de bombas o misiles los peruanos lanzan programas de televisión contra la forma de ser de los chilenos; y estos responden con mesas redondas seudo intelectuales que devuelven sutilmente las afrentas. Esta es la esquizofrénica relación entre peruanos y chilenos.

En ambos lados de la frontera la misma mediocridad televisiva, el mismo bataclan aldeano, el mismo subdesarrollo.

Quinientos años de un parentesco, doscientos de convivencia como independientes y aun mucho odio apenas disimulado por la corrección política. Sin embargo la destrucción de Sudamérica no pasa por la confrontación histórica entre países; sino por la falta de identidad y el racismo; ese es el boleto cancelado al desarrollo que tendrá que pagar esta región del mundo.


2 comentarios:

  1. CHI CHI CHI LE LE LE B I B A C H I L E R E C U L I A O S !!!

    B I B A M E J I C O C A B R O N E S !!! CHILE-MEXICO HERMANOS DE SANGRE......MAPUCHES - ARAUCANOS Y AZTECAS - MAYAS UNA SOLA CULTURA, UNA SOLA SANGRE, UNA SOLA RAZA.

    ResponderEliminar
  2. CHI CHI CHI LE LE LE B I B A C H I L E R E C U L I A O S !!!

    B I B A M E J I C O C A B R O N E S !!! CHILE-MEXICO HERMANOS DE SANGRE......MAPUCHES - ARAUCANOS Y AZTECAS - MAYAS UNA SOLA CULTURA, UNA SOLA SANGRE, UNA SOLA RAZA.

    ResponderEliminar